4.9
( Sobre 5 )

Tipos de Lechazo - Cordero Lechal

LECHAZO

D E S C R I P C I O N

ETIQUETA/VITOLA

Lechazo Churro IGP

Es la máxima calidad. El más "alto de gama".

Su edad media es de 22 días, que ha vivido, en su totalidad, alimentado exclusivamente de la leche materna.  Su peso en canal puede oscilar entre los 5,5 Kgrs. y los 6 Kgrs. limpio sin cabeza ni asadurilla.

Se caracteriza por tener una carne blanca nacarada o rosada.

Desde su nacimiento, está sometido a los dictámenes y controles que marca la IGP, su Reglamento y su Consejo Regulador.  El sello IGP (Indicación Geográfica Protegida), es la garantía de cualquier producto sometido a una Denominación de Origen.

Tanto asado en cuartos, como sus Chuletillas, Paletillas, Piernas, Riñones o Mollejas, proporcionan un auténtico placer al gourmet más exigente. Cualquiera de sus partes constituye una auténtica delicatesen.

Es el producto idóneo para los amantes de lo exclusivo, para los verdaderos gourmets de lo exquisito, para los amantes del buen comer y para los paladares más expertos.

Por las propias normas de la IGP, el Lechazo IGP tan sólo se oferta Fresco. Nunca puede ser congelado.

 

Lechazo Churro Fresco

Se trata de un Lechazo Churro auténtico. La diferencia con el IGP es que no está sometido a los controles de la IGP.

El producto es de una magnífica calidad, y en nuestro caso, se trata exactamente del mismo Lechazo.

Al no someterse a los controles de la IGP y conseguirlo directamente de origen a través del propio ganadero, puede llegar al mercado a un precio sensiblemente más bajo.

Sus características son las mismas del IGP y de éste procede todo su despiece, dado que la IGP no admite el despiece de su Lechazo Certificado.

Es una magnífica opción en su relación calidad/precio.

  

Lechazo Churro Congelado

Se trata del mismo Lechazo Churro.  Dado que el Lechazo es un producto sujeto a múltiples fluctuaciones de precio y disponibilidad a lo largo del año, una o dos veces al año se realiza una selección de los mejores Lechazos cuando la producción es mayor y los precios son los más bajos y se congelan de forma industrial en túnel de congelado rápido y se mantienen a -40ºC

De esta forma se garantiza la disponibilidad, y lo que es mejor, se consigue mantener el precio más bajo, como precio único y estable a lo largo de todo el año.

Ni los más expertos podrán diferenciar la calidad de un Lechazo fresco y uno congelado.  Ya que está garantizado el mejor proceso de congelación, el único secreto para garantizar su calidad es un correcto proceso de descongelación.  Lo idóneo, es descongelar en frigorífico lentamente durante, al menos, unas 48 horas.

   

Lechazo Churro Preasado

Es el mismo Lechazo Churro que se asa en horno en Aranda de Duero, dejándolo tan sólo a falta de los últimos 30 ó 40 minutos que necesitará en horno antes de consumirse.

Es una magnífica opción para personas que no quieren o no saben cocinar, o simplemente no disponen del tiempo necesario para un correcto asado.  Igualmente se trata de una magnífica opción para aquellos restaurantes que no disponen de grandes hornos o no tienen un consumo garantizado, dado que se puede preparar sobre la marcha en lo que el cliente toma el primer plato o un aperitivo.

Se presenta por cuartos envasados al vacío con una bolsita en cada paquete, a su vez envasada al vacío, conteniendo el jugo del asado.

Al estar preasado, se puede congelar perfectamente, aunque tiene una caducidad de más de 40 días manteniéndolo en su envase al vacío en frigorífico.

Su resultado es realmente fantástico.

Lechazo sin etiquetar

Lamentablemente, la gran mayoría de los Lechazos que se ven a la venta en carnicerías, supermercados y grandes superficies, no llevan ninguna etiqueta que pueda avalar su procedencia y calidad, sin perjuicio que en algunos casos sean de una calidad aceptable.  Nada se puede decir de estos Lechazos, puesto que ni ellos hablan de sí mismos al no exponer ningún dato ni de procedencia ni de sus procesos de producción. Su mejor  herramienta para competir suele ser el precio, pero en ningún caso la calidad ni las garantías.